1-677-124-44227
info@your business.com
184 Main Collins Street
Follow us on instagram

Estar confinados

Durante estos días, en los que todos nosotros estamos confinados en nuestras casas y bien calentitos y con todas las comodidades posibles, es inevitable el pensar en aquellos que también están confinados, pero en diferentes condiciones. No podemos obviar que todavía, hablando siempre de los peores zoológicos de España, se mantienen a los animales en auténticos recintos que parecen ser sacados del siglo XIX, y que nada tienen que ver con el hábitat natural, ni siquiera hacen el intento por aproximarse. Sin duda, es una cuestión de máxima urgencia que estos zoológicos deben ir resolviendo, puesto que el bienestar animal debe ser una prioridad para los zoológicos modernos.

Muchos de estos recintos, además de ser insuficientes en cuanto a tamaño, todavía están cubiertos con suelos de hormigón o cemento y custodiados por barrotes de metal. Tampoco hay que olvidar que de nada sirve tener un lindo y gran cristal si el espacio sigue siendo minúsculo. Algunos también poseen exceso de individuos conviviendo juntos, cosa que también afecta al estrés propio de los animales y a la condición física, porque el no disponer de espacio suficiente puede derivar en obesidad. Otros, por un módico precio, te dejan entrar dentro del recinto para tocar al animal y te dicen que solamente 13 minutos para evitar que el animal sufra estrés, pero al cabo del día un mismo recinto recibe muchas visitas, por tanto el sumatorio no nos da 13 minutos sino más.

Algunos de los indicadores de bienestar que intento documentar en el proyecto están basados en el ambiente, otros en el propio animal como pueden ser cambios en el comportamiento, la apariencia del animal, su salud o su desarrollo fisiológico. Los cambios en el comportamiento suelen ser muy útiles a la hora de evaluar, éstos incluyen tanto los comportamientos anormales (estereotipias y apatía son ejemplos claros) como los cambios en los comportamientos normales (frecuencia, duración o intensidad).

El orangután de las imágenes pertenece a una de las series del proyecto. Lo he podido observar durante muchas ocasiones y, normalmente, posee el mismo estado de apatía junto con algunos comportamientos repetitivos (estereotipias) seguramente causados por la frustración de intentar adaptarse al ambiente sin éxito. Esto también sucede cuando el animal no puede ejercer ningún tipo de control sobre el ambiente que lo rodea. Y, por supuesto, el recinto en el que el orangután convive con otros más de su especie y también gibones de manos blancas, tiene mucho que ver en su bienestar.

Existen diferentes tipos de confinamientos y, yo creo que, dentro de lo que cabe y en la mayoría de casos (no todos) nuestro confinamiento se podría decir que cumple con los requisitos para que nuestro bienestar sea adecuado.

Mucho ánimo y fuerza, poco a poco saldremos adelante.

 

sin comentarios

publicar un comentario

error: Content is protected !!